Poesía

Los 85

A los 85 estamos descaradamente vivos.
Se supone que los que nos aman deben saber
que caminar ya no es la alegría de antes,
a menos que sea al sol y sobre la hierba.,
 
Se supone que deben saber
que nuestras noches son demasiado largas,
porque tenemos que acostarnos muy temprano
y hay muchas cosas que ya no podemos hacer
porque nos cansamos.
 
Pero seguimos descaradamente vivos
y no son nuestros ojos,
es la luz la que se debilita cuando queremos leer
y no son nuestros oídos,
es la voz de los otros la que ya no tiene sonido.
Son las calles las que se han vuelto
demasiado largas y las escaleras demasiado altas.
 
Pero seguimos descaradamente vivos
y algunos afortunados tenemos
una ventana por donde entra el sol de la tarde
y una voz muy amada que nos llama.

A Ana Mercedes Vivas

Imprimir Correo electrónico