¿Cuándo te Casas?

Las desventuras de una presunta solterona. Guerra de nervios. Cómo se inventa un novio.

Cuando cumplí los veintisiete años y, desde entonces con frecuencia creciente, hasta convertirse en gota de agua que horada la piedra, estoy oyendo la pregunta consabida y ritual?

        ¿Cuándo te casas?
        A veces la respuesta que acudía a mis labios sinceros era:
        ¡Pero si no tengo novio!
        Y venía el argumento contundente:

¿ Cómo me vas a hacer creer que una chica como tú (aquí una enumeración de atributos físicos y mentales que callo por modestia) no tenga novio? Eso no es cierto. Tú tienes que tener un amor en alguna parte. Cuenta...cuenta...

Y por cortesía había que inventar un novio.

Continuar leyendo

Imprimir Correo electrónico